Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de abril, 2014

Bella durmiente

Me gusta mirarte mientras dormís con tu pelo desparramado en mi cama y sentir esa presión en el pecho que viene de mirarte, simplemente mirarte, es un instante en el que pienso que estas ahí para mi y para nosotros, y que no existe nada más, es la pieza toda nuestra y no hay mundo después de la puerta. Después de las rutinas semanales y todo el caos de este mundo del vértigo, despertarme y verte ahí, sin siquiera decir nada, sin siquiera estar despierta, ahí siendo parte de mi mundo, ahí dándole forma a mi mundo. Besarte en la mejilla o en la frente aunque no te des cuenta, y en el caso de darte cuenta me respondas con una leve sonrisa de dormida y de consciente de la situación a la vez, y esas miradas cómplices que no necesitan palabras ni gestos ni nada mas que no venga de nuestras almas que por ese momento se conectan con ese amor profundo y tan inagotable.